Ka’i ha Aguará

Ka’i ha Aguará es un cuento, mombe’urâ, escrito por Feliciano Acosta. Acá podes leerlo con traducción al español.

Ka’i ha Aguará (en guaraní)

Aguará ndajeko peteî jey ohosetéma ho’u takuare’ê imba’eyva ha vokóike osako’i ikompái ka’i rendápe ohóvo jahechápa nomoirûmirí chupe.

-Jahána chendive, Ka’i, ja’u karai Kili takuare’ê -ojerure asy Aguará.

-Ndahaseitépa che. Upéanga’u aha ajekutukapa kapi’iratîme upérupi -ojembotavyete Ka’i.

-Ame’êta niko ndéve nde sapaturâ -ombojuru he’ê chupe Aguará.

-Upéicharô katu iñambye -ikyre’yma Ka’i.

Sapy’aitérôguarâ oguata karê karêma oje’oívo. Oike takuare’êndype, omopê mopê takuare’ê ha ho’u kirirî hikuái.

Upéichahágui ojeku’ako mitâ Ka’i ha he’i Aguarápe.

-He’êterei kóva, kompái, asapukáita.

-Ani resapukái -ombohovái kyhyjepópe Aguará.

Are porâ okaru rire kirirîme osêjeyma Ka’i oñemoti’eysé.

-Nde tarova piko nde, kompái, ekirirî, ekirirîete -oñe’êjoko chupe Aguará.

Upérô Ka’i ojejokomi reíntema voi ha ho’u takuare’ê mbegue katu. Aremi rire he’i jey iñirûme:

-He’êterei ko mba’e, asapukáita mante.

-Anina resapukái, ñane andúta niko takuare’ê jára ha ombo’e ñande rehe hymba jagua ha che ndajupipya’ekuaái yvate yvyra rakárê ndéicha -okyhyje Aguará.

Ka’i ndoikuaaséi mba’eve ha oñepyrûmakatu osapukái: ¡Piiipuu!

Sapy’aitéro guarâ ogua’íma oúvo jagua. Aguará osororo takuare’ê ndýre ha mitâ Ka’i ipya’eteíva, isapatúgui ndaikatúi oku’e ha yvatépa mamo avei ojupíta. Upévagui oisu’upaite ânga chupe jagua.

El mono y el zorro (en español)

Una vez, el zorro (Aguará) tenía muchas ganas de comer caña dulce de un cañaveral ajeno, por lo que se fue junto a su amigo el mono (Ka’i), a ver si no lo acompañaba.

-Veni conmigo, Ka’i, a comer la caña dulce de Don Kili -le suplicó Aguará.

-Yo no quiero ir. Encima las espinas del camino me van a pinchar los pies -se hizo el desentendido Ka’i.

-Pero voy a regalarte zapatos -trató de convencerlo Aguará.

-Así cambia la cosa -se nimó Ka’i.

Al rato, ya se iba cojeando. Entró en el cañaveral, quebró la caña dulce y comió en silencio.

De repente, posó sus manos a la cintura y le dijo al zorro:

-Está demasiado dulce esto compadre, voy a gritar.

-No grites, por favor -pidió temeroso Aguará.

-Luego de un buen rato de comer en silencio, Ka’i quiso hacerse ya otra vez el pícaro.

-Estás loco compadre, callate, quedáte bien callado -le interrumpió Aguará.

Entonces, Ka’i apenas ya pudo contenerse y siguió comiendo. U poco más tarde, dijo nuevamente a su amigo:

-Demasiado dulce es esto, voy a gritar, no hay caso.

-No grites, nos va a descubrir el dueño del cañaveral y nos va a mandar perseguir por el perro, y yo no sé trepar rápido a los árboles como vos -dijo con miedo Aguará.

Ka’i no quería saber nada y empezó a gritar: ¡Piiipuuu!

En seguida ya vino ladrando el perro. Aguará corrió por el cañaveral y escapó, pero Ka’i, que era muy ágil, esta vez no pudo moverse a causa de sus zapatos y menos aún trepar. Por eso, no pudo evitar que el perro le mordiera.


Para leer más te recomiendo visitar nuestra página de cuentos cortos en guaraní.

Deja un comentario